Japón es conocido por sus hermosos jardines tradicionales; a diferencia de otros países del mundo, los jardines japoneses exhiben parte de su cultura y su historia, la cual está enmarcada por el poderío imperial que reinó en muchas épocas y por la religión.

Cada jardín tiene algo que contar y es  por ello que resulta muy interesante pasearse por los principales jardines de cada ciudad, pues el rastro sintoísta, budista y taoísta se observa a simple vista, creando jardines con encanto, pero que sirven de refugio espiritual para quienes buscan paz y armonía en medio de las modernas urbes que son típicas del archipiélago Japonés.

Hay 3 jardines que los japoneses catalogan como los más bellos del país, y vamos a conocerlos a continuación, pero también te dejaremos una lista con los jardines más importantes de ciudades como Tokio y Kioto.

El estilo japonés

Los jardines japoneses distan mucho de los jardines europeos; su estilo combina la asimetría con plantas, árboles, agua y otros elementos naturales que agregan belleza y regalan una atmósfera de tranquilidad y vida zen.

Los jardines de Japón, en su mayoría, se crearon debido a la época política que vivía el archipiélago, y en algunos de ellos se hallan plantas que fueron donadas por algunos magistrados o gobernantes de otros países, como símbolo de honra hacia el emperador.

Algunos jardines parecen ser una réplica de sitios emblemático de ciertas ciudades importantes de Japón, y cuentan con colinas, islas artificiales, estanques y áreas especiales donde es posible observar la floración de los cerezos en primavera  o la caída de las hojas en otoño. Sin duda alguna, esto hace que sean sitios que parecen sacados de una postal, coloreados, pintorescos y bellos.

Parece que la historia de los jardines japoneses se inició en el año 740, y desde entonces han experimentado cambios en su estilo, aunque siempre conservando su esencia original; pueden ser de piedra, de musgo, al estilo bonsai, asimétricos, caóticos, ordenados, simuladores de paisajes cercanos, en fin; son muy variados, auténticos y una de las atracciones más populares entre los japoneses.

Los 3 jardines más apreciados por los japoneses: Nihon Sanmeien

Parece ser que a los japoneses les encanta hacer listas de 3, y por eso han escogido los tres castillos más bellos de Japón, los tres templos más importantes y los tres jardines más bellos, los cuales vamos a conocer a continuación:

Kenroku-en

El Kenroku-en es un jardín ubicado en Kanazawa, y es uno de los más visitados por los turistas internacionales. Su nombre hace alusión a las 6 características que predominan en su estilo: mucho espacio, serenidad, grandes vistas, frescura, venerabilidad y sutileza.

Estos jardines son espectaculares; en él puedes tomar el té en algunas de las casas de té que se hallan en sus instalaciones, encontrarás vistas preciosas de los alrededores y podrás admirar lagos, arroyos y colinas.

Pasar un rato en estos jardines te harán conectarte con un Japón tradicional, muy espiritual y que ha integrado su cultura con la naturaleza.

Koraku-en

Los jardines Koraku-en se hallan en Okayama, y fueron construido en el año 1687, pero no fue hasta 1884 cuando se abrieron al público. Su nombre llama mucho la atención, pues parece estar ligado a un popular proverbio de Confucio, en el cual este afirma que el disfrute queda ‘para después’, y que los gobernantes deben poner primero las necesidades de sus súbditos.

Así, Koraku-en significa ‘jardín para disfrutar después’.

Desde estos jardines se observa el castillo de Okayama, y también los alrededores de la ciudad.

Kairaku-en

Los jardines Kairaku-en están al norte de Tokio, en la prefectura de Ibaraki, y debido a su ubicación es uno de los jardines más visitados por los turistas internacionales. Su nombre significa ‘jardín para disfrutar con la gente’ y es uno de los lugares predilectos para observar la floración de los cerezos cerca de Tokio.

El jardín fue afectado por el terremoto de 2011, y duró un tiempo cerrado por reparaciones, pero ya está abierto al público.

Para ir a estos jardines, puedes tomar tomar el Limiteed Express de la Línea JR Joban, en la estación de Shinagawa o en la de Ueno. En este tren, llegarás a la estación de Mito, pues los jardines se hallan a sólo 30 minutos a pie de dicha estación, o a 15 minutos en autobús.

Jardines en Tokio

Tokio no sólo es una metrópolis bulliciosa donde el estilo de vida ostentoso y el ritmo intenso de sus habitantes gobiernan la ciudad, sino que posee verdaderos tesoros naturales y que son de gran importancia para la cultura zen del país.

Entre esas joyas naturales está Shinjuku Gyoen, uno de los jardines más grandes y hermosos de Tokio, con áreas perfectas para leer un libro, hacer un picnic, observar los cerezos en flor, vivir el koyo u otoño japonés y para actividades al aire libre. Estos jardines son un destino familiar entre los locales y destacan porque tienen un estilo que sigue las pautas de los jardines franceses.

También, en Tokio puedes visitar los jardines del Palacio Imperial de Tokio, jardines muy bellos que poseen una historia interesante y que rodean al palacio donde reside la familia imperial en la actualidad, otro de los sitios más turísticos de Tokio.

Jardines en Kioto

Kioto es una ciudad tradicional; de hecho, es la más tradicional de Japón, y no es de extrañar que cuente con algunos de los jardines más hermosos e importantes del país.

Por ejemplo, allí puedes visitar el Katsura Imperial Villa, jardines que datan de la Era Edo y que en sus tiempos, eran de los más atractivos para el personal militar de alta jerarquía en el archipiélago.

El templo del musgo o Kokedera son otros jardines dentro de Kioto que de seguro te encantará conocer; allí hay unas 1200 especies de musgo y la UNESCO lo ha declarado Patrimonio de la Humanidad debido a esto.

Si quieres ir más allá, en Kioto puedes conocer los jardines de piedras más populares de Japón, los cuales están dentro del templo Ryoan – ji, un templo zen construido en 1450. Son muchos los mitos y significados que parecen tener estos jardines, pero tienes que verlos para que descubras por ti mismo su propia esencia.

Así como en Tokio o Kioto, también encontrarás fabulosos jardines en ciudades como Sapporo, Osaka, Nara, Nagoya o Hiroshima; dependiendo de la época en que viajes, algunas de estas ciudades serán los sitios ideales para observar los cerezos en flor y poder tener un hanami japonés.

También, puedes acercarte a estos jardines en otoño, cuando las hojas cambian su coloración y los paisajes se pintan de tonos amarillentos, rojizos y ocres, sumando a un ambiente tranquilo, sereno y que puede apreciar con mayor luz la naturaleza que le roda y que engalana todo a su paso.

Los japoneses aman la naturaleza y sienten mucho respeto por ella, así que si deseas aprender más sobre su cultura, visitar sus parques y jardines puede ser un buen comienzo, pues allí suelen pasar ratos agradables con sus familias.

Lost Password