Festival de Obon en Japón

Festival de Obon en Japón

El festival de Obon es una festividad muy tradicional en Japón; trata sobre el reencuentro de los japoneses con sus antepasados y se celebra en el mes de agosto, durante tres días consecutivos.

Durante el Obon o Bon, como también se le llama, las familias visitan las tumbas de sus parientes y le rinden honor; esta creencia establece que es una época para estar reunidos en familia y para llevar ofrendas a los templos y santuarios.

Las fechas de celebración varían según la región, aunque lo típico es que sea a mediados de agosto, el séptimo mes del calendario lunar. A continuación, te contamos más sobre el popular festival de Obón y las costumbres de los japoneses en esta festividad.

Tradiciones de Obon

Agosto en Japón es conocido como el mes de Obon; los farolillos chochin que las familias llevan a las tumbas de sus difuntos es una de las prácticas más comunes y relevantes de esta festividad, pues es la manera en que ellos llaman a los espíritus.

Una vez que se visitan las tumbas, la gente vuelve a casa para ejecutar el ritual mukae-bon, y es común que algunos opten por encender fuego en la entrada de sus casas para que este sirva de guía a los espíritus. El ritual de salida, o el que hace que los espíritus regresen a sus tumbas una vez que termina el Obon, se llama okuri-bon.

Durante esta festividad, las danzas tienen el protagonismo, representado en el bon-odori, el baile tradicional del matsuri. El bon-odori es un baile que involucra a grandes y chicos, y suele realizarse en aquellos templos o santuarios que están cerca del agua. Aunque es un baile popular, es considerado más un baile espiritual que uno tradicional o folclórico.

Este baile se realiza en kimono yukata y los tambores taiko son el principal instrumento musical de él. La comida, la música, las bebidas y una atmósfera muy animada reina en las celebraciones del Obon, y el estilo de estas puede variar según la región donde se celebre.

Aunque este festival pudiera ser considerado como una celebración triste, es todo lo contrario; se trata de una tradición alegre, donde los familiares recuerdan a sus seres queridos que ya han partido y donde ellos tratan de contactarse con ellos de forma espiritual. Quizás, para los occidentales estas creencias son un poco ilógicas o poco válidas, pero esto forma parte de la religión japonesa, y tanto quienes practican el sintoísmo como el budismo celebran el Obon cada año.

Origen del festival de Obon

En cuanto al origen del festival de Obon, se dice que nació hace unos 500 años gracias a un discípulo de Buda; este discípulo se llamaba Maha Maudgalyayana y tenía ciertos poderes que iban más allá de lo sobrenatural.

Haciendo uso de sus poderes, parece que logró contactar con su madre fallecida y descubrió que esta estaba sufriendo en un lugar donde vivían fantasmas; debido a su preocupación por no saber cómo ayudarla, le pidió ayuda a su maestro y este le aconsejó que llevara ofrendas a los monjes budistas el día 15 del mes séptimo; al obedecer a Buda, Maha logró liberar a su madre y que esta partiera en paz por completo.

Como el discípulo logró resolver ese problema, bailó de alegría y así nació la danza de Obon.

Con el paso del tiempo, la historia fue expandida y la celebración tomó fuerza en las principales regiones de Japón y hoy en día se celebra en todo el archipiélago, incluyendo las islas de Okinawa, más hacia el sur del país, aunque las fechas suelen variar en cada ciudad. Algunas regiones de Japón prefieren celebrar esta festividad a partir del 15 de julio, y en otras se celebra a partir del 15 de agosto.

 Obon: 3 días de celebración

  • Día 1: es el inicio del festival, y se apertura con la visita a las tumbas de los familiares. En este día se prenden muchos farolillos que sirven para llamar a los espíritus y en algunas ciudades se prenden grandes hogueras en los lugares altos, para dar formalmente la bienvenida al Obon Matsuri. En Kioto, por ejemplo, se acostumbra a crear palabras de gran tamaño en las cimas de sus montes para que estos caracteres se vean desde todos los puntos de la ciudad.
  • Día 2: se prenden 5 hogueras, una por una, en un tiempo de 30 minutos, de manera que con el encendido de cada una la gente pueda disfrutar y participar de este ritual, llamado Gozan no Obubiri. Esto se hace en la noche, pues es cuando el fuego se aprecia mejor y cuando la gente toma tiempo para mirar desde sitios estratégicos de la ciudad. Este día es uno de los más esperados por todos.
  • Día 3: los farolillos vuelven a encenderse, pero esta vez para ayudar a que los espíritus regresen a sus tumbas. Este último día es cuando los japoneses prenden una vela o un toro nagashi (farol flotante) y lo dejan ir por el mar o algún río, como señal para que el espíritu de sus ancestros se dirija hacia el océano.

Durante los tres días del Obon se llevan a cabo varias celebraciones, fiestas y actividades públicas; esta época se caracteriza por ser un tiempo familiar y de mucho compartir. Muchas frutas y comida es preparada en los altares de las casas, pues sirven de ofrenda para los espíritus. El arroz y el sake abundan en estos altares, así como las berenjenas o el pepino.

En típico que en algunas ciudades se enciendan hogueras espectaculares y de grandes dimensiones, y que se observen en las laderas de las montañas más altas figuras de personajes famosos hechas con fuego; en algunas prefecturas se planifican fiestas que duran hasta las 5 a.m., y que son abiertas a todo el público.

Por último, debes considerar que el verano en Japón es una de las estaciones más populares para ir de vacaciones, por lo que tendrás que lidiar con grandes aglomeraciones en los sitios más turísticos, en los cuales suelen celebrarse la mayoría de las actividades del Obon.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password